Archivo de la etiqueta: cuentos

Desnudas cartas de despedida Pt. 2

En este post  continúa el ensayo de las obras El matemático por Arturo Azuela y Confesiones de un alma bella  de J. W. von Goethe. La primera parte la pueden leer haciendo click aquí. O bien aquí. En realidad da igual cual usen; eso sólo fue un muy mal chiste.


 …

Para el matemático es gracias a un profesor quijotesco que descubre su profesión. Apenas en secundaria le es explicado sobre John Napier y el logaritmo cuando la voz del  matemático salta a primer plano y recuerda a Valeria, la única mujer –confiesa– en todas horas y todos los espacios. Recuerda que ella no está y su soledad lo obliga a vivir de nuevo el momento crucial con melancolía por lo que no es casual que el preámbulo a este recuerdo sea cuando veía la inmensidad de los astros.

Se maravilla por la lección del logaritmo natural y sus aplicaciones pues ve su utilidad en la astronomía y en las ciencias. La ausencia de Valeria y la muerte de Monique –madre de sus hijos– lo llevan a esa tarde en su salón de clases tras hablar todo un capítulo  de El Gran Geómetra, el único con la capacidad de construir el universo de un modo tan elegante y perfecto, el que lo conducía como un director de orquesta en lo basto que era su creación.

Es después de encontrar una forma del amigo invisible del alma bella que Philip Cunningham se decide por su profesión.

“sabía que […] llegaría a descubrimientos matemáticas jamás imaginados. Al fin era consciente de un nuevo talento, quizá decisivo a largo plazo, en un universo de sucesos imprevistos, de incertidumbres y ansiedades, de profundos desconciertos” (Azuela 1988).

Quiere él tener las herramientas y el lenguaje necesario para entender la obra del Geómetra que dio inspiración a las Armonías que Kepler veía en la bóveda celeste. La idea de las matemáticas fue intrínseca en él pues así es como interioriza al mundo, a través de la lengua que el Geómetra escribe en el cielo en cada evento. 

Para el alma bella, el momento donde es consciente de sí es más reconfortante empero igual de vehemente. Narciso, hombre con el que empieza una relación sentimental es en una fiesta agraviado por el ebrio anfitrión. Es el alma bella quien –según parecía–  aisló de todo peligro mas descubre minutos después que de la espalda de su querido Narciso fluye un río de sangre. Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros

Desnudas cartas de despedida Pt.1

Esta es la primera parte de un ensayo dedicado a dos libros que recomiendo leer. Sin más que decir dejo el texto a continuación tendiendo como apertura un cita del filósofo Paul Feyerabend. Espero lo disfruten y en cuanto la segunda parte sea publicada la podrán encontrar haciendo click aquí.


Desnudas cartas de despedida

A scientist, an artist, a citizen is not like a child who needs
papa methodology and mama rationality to give him
security and direction, he can take care of himself, for he is
the inventor not only of laws, theories, pictures, plays, forms of
music, ways of dealing with his fellow man, institutions,
but also entire world view, he is the inventor of entire forms of like.

– Paul Feyerabend

Todo tiene un Alfa y un Omega. Cualquier manifestación de un ser es parte de un ciclo común caracterizado por la presencia de un inicio y de un fin. Las generaciones, las corrientes literarias y los paradigmas científicos son un claro ejemplo de aquellos. Lo emergente y lo luctuoso son puntos críticos. El ser humano por supuesto no está exento de tales caminos sin embargo, la forma de transitarlos deviene en distintas actitudes y percepciones. Es posible concluir que los kilómetros anteriores fueron más formidables en comparación con el final del recorrido como también lo es que no se llegará a ver el esplendor de los trayectos que ya no podrán ser transitados.

En la literatura moderna y contemporánea se ha hablado de aquellos quienes adquieren una sensibilización suficiente para interpretar las tendencias de su posición geográfica y temporal. El porvenir o el pasado los interpelan y estos se deciden por uno de los dos. Es entonces cuando estos bellos seres salen a relucir mas ¿cómo se revelan estas bellas almas?

Arturo Azuela, intelectual crítico, periodista, historiador y matemático; más que otra cosa un hombre de letras y de ciencias, buscó indudablemente la universalidad en su formación. En 1988 publicó una novela que lleva por título El matemático. Lo que destaca de esta narración no sólo es la calidad del lenguaje presente en ella o la temática crítica que abarca, sino  también la estrecha relación que tiene con un libro que podría pensarse –erróneamente– lejos en cualquier dimensión –a dos siglos de distancia y con un atlántico en medio de los dos–: Bekenntnisse einer schöne Seele de Johann Wolfgang von Goethe.

J. W. von Goethe, el último hombre universal, es el poseedor de un lugar inamovible en las letras universales y en la filosofía alemana. Publicó entre 1795 y 1796 su segunda novela titulada Wilhelm Meisters Lehrjahren (Los años de aprendizaje de Wilhelm Meister). Ésta se encuentra dividida en ocho tomos diferentes y entre ellos puede leerse por separado el sexto volumen: Bekenntnisse einer schöne Seele, o en español: Confesiones de un alma bella.

Cabe recalcar que a pesar de situarse ambas obras en distintas sociedades y épocas, los personajes son afligidos por el mismo fantasma. El escrito de Arturo Azuela cuenta en tres partes –divididas a su vez en capítulos– la vida del matemático Philip Cunningham en retrospectiva. Él recuerda a través del libro su infancia y los congresos a los que asistió frente a su ecuación, su obra final en el umbral del siglo XX. Confesiones de un alma bella también canta la vida del personaje principal y describe los andares de una mujer llamada por su autor como un “alma bella” pero a diferencia de El matemático está escrito en primera persona. En los dos casos los protagonistas se encuentran en la última parte de su vida.
Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Libros

Microhistorias del D.F. 2: El vuelo de la paloma

Recuerdo algo que me comentó alguna vez una estudiante de psicología cuya fuente eran las palabras de un profesor suyo. “La ciudad de México es una ciudad surreal. Piénsenlo.” Después supe que esto mismo lo pensó André Breton cuando vino a la capital del país. No es secreto que nuestras tradiciones y costumbres están invadidas por un pensamiento mágico extraordinario y muchas veces se confunde la realidad de la ficción. Pues bien, si el cerebro no puede distinguirlas… ¿Por qué nosotros habremos de hacerlo?

Ejemplo #5

La comida fue disfrutada por los comensales. Aquella fue la primera vez que el restaurante fue visitado por aquella pequeña familia. Lo más consolador de la noche fue vivido cuando la atmosfera era transformada por la caída de la noche.

Los acordes eran generados por un rasgueo suave proveniente de los dedos de un adolescente. La melodía dominante interpretada por su compañero era sonada por los pulmones de un barbudo. Un tono melancólico e intelectual era patrocinado por el aliento metálico del instrumento. El papel de Ringo Star era interpretado por una caja de ritmos básica.

¿Por quién hubiese sido pensado? La perfección de la velada fue consolidada por una canción. She loves you, yeah consolidó la perfección de la velada.

Músicos en coyoacan

Músicos en Coyoacán

Ejemplo #6

–¿Cuánto cuestan? –dijo el señor en el pórtico y uno por tres y dos por cinco fue su respuesta.

El niño tímido y mudo, más debido a su corta edad que a lo extraño que le resultaba la situación asintió con la cabeza mientras el hombre lo veía a través de sus gafas. Amablemente le dijo que le compraría dos con una voz consoladora; casi cálida. Los ojos del niño se abrieron tanto y sus pupílas se dilataron por el confort que esa oración le causó. Nunca se habían visto ojos más grandes.

El hombre le dio cinco pesos en una sola moneda y el niño los guardó Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Ideas propias