Archivo de la categoría: Actividades

Lo que hago/hice algún día. Mi andar físico por la vida con trascendencia relativa.

Somnium / Yume

¿Qué eventos nos han marcado culturalmente? No me refiero a la música que se escucha en las calles ni a la ropa que utilizamos –al menos no esta vez– sino a eventos que antes se pensaban imposibles. Pareciera que ya no hay antes-y-después. Los sucesos de estos tiempos parecieran tan monótonos y aburridos que pasan inadvertidos ante nosotros inclusive. Últimamente –al menos como una observación generalizada y por consecuente errada– no nos maravillamos con pequeños detalles: cualquier cosa se hace por computadora.

1969

Mohri, embajador de Japón en México Megata y  Dr. José Franco

Mohri, embajador de Japón en México Megata y Dr. José Franco

El primer hombre llega a la Luna. Se habla entre susurros de cómo la gente en todo el planeta vivió este evento. Es cierto que no todo el mundo lo vio: no todos tenían televisor, unos debían lidiar con cosas más importantes.  Que unos de entre miles de millones pudieran salir del planeta no significa que el mundo se iba a detener por ellos. Sin embargo, hubo a quienes su salida les forjó el futuro y ellos –creo un poco con ilusión– no se pueden contar.

Mamoru Mohri es uno de ese conjunto. Menciona él que aquel  20 de Julio estaba tan emocionado que pidió a su hermano mayor le tomara una foto junto al televisor mientras la transmisión estaba al aire. A partir de ese momento quiso ser astronauta pero lamentablemente en su época eso era posible si uno era ruso o estadounidense. Se volvió científico.

Años después logró su sueño. Se lanzó una convocatoria para el primer astronauta japonés que participaría en una misión de la NASA. Tras dos años de tramites comenzó su entrenamiento. Actualmente es directos de un museo de ciencias emergente en Japón.

Tras contar sus experiencias, el veterano japonés hablaba sobre la belleza de la tierra. Una pena es que por muy bella que sea, los problemas a los que se enfrenta no pueden ser omitidos. Había zonas donde la selva desaparecía en linea recta. La deforestación se veía desde el espacio.

Desde el espació no se pueden observar las fronteras del hombre. Sin embargo sí se distinguen unas.

Mohri

Este evento marcó tanto a un hombre y a una generación que aún las reminiscencias de 1969 llegan a nuestros días de forma imponente. Y no es que no hayan sucedido cosas del mismo calibre. En los últimos tres años han ocurrido revoluciones, revueltas, el hallazgo que partículas que permiten que exista la masa, descubrimientos de planetas parecidos a la Tierra. Pero cómo no llegan al nivel del primer hombre en la Luna.

Si algo aprendí de Mohri es que por muy bello que sea el mundo, por muy maravillosa que sea la naturaleza –no por nada veíamos cómo jugaba cual niño en el espacio–, el planeta está lleno de problemas. NO POR ESO TRISTE. Es decir, por algo han habido movimientos sociales, acciones científicas y difusión de soluciones para ciertos percances llámesen calentamiento global, dictaduras, atentados contra el flujo libre de la información, etc.

¿Pero por qué no ha ocurrido algo tan grande en Irán que marque a un niño colombiano? ¿Por qué en Canadá no se ha descubierto un artefacto que dispare la imaginación de un sudafricano? Ojalá este texto sea absurdo y estas dos preguntas sean comprobadas como falsas pero los eventos mundiales carecen de elementos poéticos. Kepler escribió Somnium y logró predecir leyes de inercia y maquinas que llegaban a otros planetas. La misma idea inspiró a Mohri para crear programas de educación en ciencias básicas y de monitoreo satelital que concluyo como una decrecimiento exponencial en la tala del Amazonas.

Espero que en días cercanos a estos los nuevos sueños sean compartidos en todo el mundo. Pero que esos sueños no sean eclipsados por una realidad tan impactante que parece normalizada en el día a día. Si tan solo concibiéramos el presente no como un ahora inmediato, sino como los horizontes de los sueños de anteriores, nuestros sueños serían más fácilmente de encarnar.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Difusión científica, Uncategorized

Microhistorias del D.F 3.0

En los últimos años ha incrementado el número de personas que escuchan música al andar por la calle. Con la simple observación  en un día cualquiera en el transporte público puede comprobarse. Jóvenes, adultos mayores y parejas inclusive son quienes utilizan audífonos multicolores y fluorescentes en lugar de los pasacalles de la España barroca.

La música que se escucha es tan variada como las personas. Preguntas sobre el género que más se escucha o el volumen al que se escuchan pueden ser un gran campo para investigar pero eso no acontece a este post. ¿Qué pasa con los que no traen audífonos? Ése es el tema a discutir.

En el Centro Histórico de la Ciudad de México se encuentra uno con infinidad de elementos surreales y extraños según la vida standard de un trabajador. A una cuadra del MUNAL hacia Madero, la esquina se convierte en  un escenario. SI bien no capturé al los distinguidos personajes del cuarteto de invidentes, sí tengo en video una improvisación de un grupo de Jazz. Huelga decir que el guitarrista fue visto en el Nueva Orleans, lugar donde se toca Blues y Jazz sobre avenida Revolución.

Chapultepec a pesar de ser un sitio turístico, es desconocido. Cerca de los Baños de Moctezuma –exactamente atrás de estos para ser más precisos– Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Música

Inclusividad

El Museo Memoria y Tolerancia era el destino que el administrador de este blog pensaba recorrer el sábado 29 de Junio. Sin embargo, a dos cuadras del camino algo se manifiesta frente a mis ojos: ¡Marcha del orgullo gay! La disputa de qué debería hacer a continuación era debatida por visitar un museo considerablemente atractivo, o bien, formar parte de la marcha y llegar a la plancha del Zócalo capitalino con gays, transexuales, vestidas, heterosexuales con consignas como  Amo a mi hermano gay, y qué, etc.

La decisión se tomó en cuanto recordé que en primer lugar pensaba ir al Museo de Memoria y TOLERANCIA. Qué hipócrita sería si no apoyaría la marcha. Todo lo que he escrito y hablado sería puro discurso sin un fondo sólido. Así que recordando la Misión del Museo decidí acompañar –junto con mi papá–  la marcha.

 Misión

Difundir la importancia de la tolerancia, la no violencia y los derechos humanos. Crear conciencia a través de la memoria histórica, particularmente a partir de los genocidios y otros crímenes. Alertar sobre el peligro de la indiferencia, la discriminación y la violencia para crear responsabilidad, respeto y conciencia en cada individuo.

Estudiantes

Estudiantes

Nunca había formado parte de una marcha de esta índole mas percibí de inmediato una diferencia que, espero, se fundamente en el nombre de la marcha. El aire que se respiraba en el camino a la meta era alegre. Si bien es cierto que en otras marchas en las que he participado* también se cantaba, se saltaba y existían juegos de palabras donde se incluía a los espectadores, también es cierto que al final uno termina con un mal sabor de boca. Uno está de luto normalmente pues se sabe que al final las cosas no cambiarán pues a quienes pueden cambiarlas les vale verga… pero esta vez se vivía un Carnaval de principio a fin: erotismo, ternura y una explosión gay ( felicidad).

El arcoíris desaparece

Breve será la duración de esta sección que no pienso omitir pero tampoco Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Actividades, Opinión

Microhistorias del D.F. 2: El vuelo de la paloma

Recuerdo algo que me comentó alguna vez una estudiante de psicología cuya fuente eran las palabras de un profesor suyo. “La ciudad de México es una ciudad surreal. Piénsenlo.” Después supe que esto mismo lo pensó André Breton cuando vino a la capital del país. No es secreto que nuestras tradiciones y costumbres están invadidas por un pensamiento mágico extraordinario y muchas veces se confunde la realidad de la ficción. Pues bien, si el cerebro no puede distinguirlas… ¿Por qué nosotros habremos de hacerlo?

Ejemplo #5

La comida fue disfrutada por los comensales. Aquella fue la primera vez que el restaurante fue visitado por aquella pequeña familia. Lo más consolador de la noche fue vivido cuando la atmosfera era transformada por la caída de la noche.

Los acordes eran generados por un rasgueo suave proveniente de los dedos de un adolescente. La melodía dominante interpretada por su compañero era sonada por los pulmones de un barbudo. Un tono melancólico e intelectual era patrocinado por el aliento metálico del instrumento. El papel de Ringo Star era interpretado por una caja de ritmos básica.

¿Por quién hubiese sido pensado? La perfección de la velada fue consolidada por una canción. She loves you, yeah consolidó la perfección de la velada.

Músicos en coyoacan

Músicos en Coyoacán

Ejemplo #6

–¿Cuánto cuestan? –dijo el señor en el pórtico y uno por tres y dos por cinco fue su respuesta.

El niño tímido y mudo, más debido a su corta edad que a lo extraño que le resultaba la situación asintió con la cabeza mientras el hombre lo veía a través de sus gafas. Amablemente le dijo que le compraría dos con una voz consoladora; casi cálida. Los ojos del niño se abrieron tanto y sus pupílas se dilataron por el confort que esa oración le causó. Nunca se habían visto ojos más grandes.

El hombre le dio cinco pesos en una sola moneda y el niño los guardó Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Ideas propias

Del optimismo o la buena voluntad

En el centro de Coyoacan en el ala derecha de la Iglesia. Un organillero (ERICK) trabaja. Su cilindro es sostenido sólo per él y no tiene acompañante. Sobre el organillo se encuentre el sombrero de su uniforme en el cual la gente deposita su cooperación a quienes ejercen el oficio de ERICK. A ERICK se le pide ser entrevistado por ENTREVISTADOR y STAFF para un proyecto escolar. En el lugar no hay nadie a menos de 3m de ellos. ERICK acepta e inicia a ser grabada la entrevista:

ENTREVISTADOR.– ¿Cuál es tu nombre?

ERICK.– Erick

ENTREVISTADOR.– ¿Cuántos años tienes

ERICK.– Treinta

ENTREVISTADOR.–¿Es organillero… o tiene alguna otra actividad económica?

ERICK.–No. Soy organillero.

ENTREVISTADOR.– ¿Usted, de dónde es originario?

ERICK.– Del Distrito Federal

ENTREVISTADOR.– ¿De qué delegación?

ERICK.–Iztapalapa

ENTREVISTADOR.–(Asintiendo) Iztapalapa (Pausa) ¿Y por qué se dedica a esta actividad?

ERICK.– Bueno, pues hace mucho tiempo yo empecé a los trece años, a trabajar en esto. Fue el primer trabajo que encontré y me gustó.

ENTREVISTADOR.– ¿Y cómo lo localizó, o sea, cómo empezó?

ERICK.– Por mi hermana que era secretaria del dueño de los aparatos.

Embajador de Alemania en México

Embajador de Alemania en México

ENTREVISTADOR.–Ok. Y ahora sobre una visión general de México. ¿Usted –a rasgos generales– qué piensa de México? (Explicándose) A rasgos generales; de México ¿qué piensa?

ERICK.–(A sí mismo) ¿A rasgos generales? (Al ENTREVISTADOR) Pues no. Pues yo pienso que está muy bien en la forma de las personas. Pero en la forma política se encuentra un poco mal.

Ambos ríen

ENTREVISTADOR.–¿Y qué es lo que más te gusta del país?

ERICK.–Que somos libres los mexicanos.

ENTREVISTADOR.– ¿Usted considera que somos libres?

ERICK.–Los mexicanos sí

ENTREVISTADOR.– ¿Y quien no?

ERICK.–Los mexicanos somos libres aquí en el distrito federal. Lo que es en la parte de México. Yo siento que allá afuera ya no.

ENTREVISTADOR.– (Afirmando la aseveración) Allá en provincia es diferente

ERICK.– Allá es diferente

ENTREVISTADOR.– ¿Sólo ha vivido aquí?

ERICK.–No, en el estado también

ENTREVISTADOR.–¿También?

ERICK.– Sí

ENTREVISTADOR.– ¿Y cambia mucho eso?

ERICK.– Sí. Cambia mucho

ENTREVISTADOR.– ¿En la gente?

ERICK.–(Asintiendo) La gente. La gente es muy diferente. (Sonriendo) Como que cada quien agarra una cultura diferente (ENTREVISTADOR ríe con ERICK) Sí, en serio

ENTREVISTADOR.– ¿Oye, y qué es lo que menos te gusta?

ERICK.– ¿Lo que menos me gusta? (Pausa) Hmmm

ENTREVISTADOR.– Mencionaba la política hace rato.

ERICK.– Pues lo que menos me gusta es que sean groseros. La gente que sea grosera.

ENTREVISTADOR.– (Antes de que ERICK termine de contestar) Como el vocabulario o la…

ERICK.– (Empalmando la respuesta pregunta) Como la actitud más que nada. Por que el vocabulario ahora sí que es, es infinidad ¿ no? Pero las personas. Que tengan una mala… un mal día. O sea que amanezcan de malas; que todo el tiempo anden enojados. Eso es lo que más me molestaría.

ENTREVISTADOR.– ¿Y entonces tu país te gusta tal y como está?

ERICK.– (Seguro de su respuesta) Tal y como está. Sí

ENTREVISTADOR.– (Sin terminar la pregunta) ¿Sin cambios…?

ERICK.–No, al contrario. Yo siento que no debería haber cambios, debería de haber (Pausa para pensar) restaurar todo lo que está.

ENTREVISTADOR.– Ok. Y bueno ¿Para ti qué es ser mexicano?

ERICK.– (Para sí mismo) ¿Para mí qué es ser mexicano? (Para ENTREVISTADOR) No sé. No me lo había preguntado hasta ahorita. ¿Para mí qué es ser mexicano? No, no sé. La verdad no.

ENTREVISTADOR.– (Sin completar una oración) ¿La comida…?

ERICK.–Pues a lo mejor y mi cilindro, ¿no? Porque ya es pare de México el cilindro. Eso es ser mexicano.

ENTREVISTADOR.– ¿Te sabes un poco de la historia del cilindro?

ERICK.– ¡Claro! ¡Claro que sí!

ENTREVISTADOR.– ¿Me ayudas?

ERICK.– ¡Cómo no! En el siglo XV se inventaron los cilindros en Alemania. La familia Warner los hizo y después en 1809 –para ser exacto– vino aquí a poner su industria en Guadalajara, Puebla y el Distrito Federal. Y ya eso (Limpia su garganta) se lo adjudicaron los españoles y Villa rescato a los…

ENTREVISTADOR.– (Interrumpiendo) Oye me llegó un rumor de que el uniforme que tu traes…

ERICK.– (Adivinando la pregunta de ENTREVISTADOR) Somos los DORADOS DE VILLA. Representantes al señor Francisco Villa

ENTREVISTADOR.– Entonces eso sí te ayuda a representarte como mexicano. O sea tienes una historia, un trasfondo.

ERICK.– (Sin que ENTREVISTADOR termine) ¡Claro! Bueno me identifico. Falta que la gente…

ENTREVISTADOR.– (Infiriendo la respuesta de Erick) Lo conozca más.

ERICK.– Lo conozca más. Y se involucre un poco más en esto porque no sabían tampoco, bueno la gente no sabe por qué estamos de baige.

ENTREVISTADOR.– Ah, bueno. ¿Oye y puedes ayudarme dando un ejemplo, un símbolo, una palabra, alguna actitud que identifique en general a los mexicanos?

ERICK.– Pues “Qué chido”

ENTREVISTADOR.– ¿ “Qué chido”?

ERICK.– Pues sí (Ríe) Es una palabra común. La dicen ¡Todos!

ENTREVISTADOR.– (Dubitativo) Sí? ¿Incluso también los del Estado?

ERICK.– (Lapidariamente) Incluso los del Estado. Ricos y pobres.

ENTREVISTADOR.– ¿No sólo aquí en el D.F?

ERICK.– No, no, no. Todos la usan. Qué chido. (Ríe ENTREVISTADOR) Sí, en serio.

ENTREVISTADOR.– Bueno y algo más como de perspectiva política. Y creo que voy a repetir la pregunta: ¿Tú en serio crees que México es libre después de 200 años de Independencia?

ERICK.– Ya enfocándose a eso, enfocándose a la pregunta que me hiciste: No, no somos libres. Nosotros somos libes así (Dudando) podríase decir pero realmente no, como que no respetan la ley. Los mismos del alto mando. Como que nos hacen menos a los mexicanos, más que a los extranjeros. Como que siento que uno se anda paseando como Juan por su casa y luego (Ríe ENTREVISTADOR) Te digo porque yo luego, los indígenas andan vendiendo sus cositas y los corren y hay otras personas que vienen del extranjero ¡y no les dicen nada! Entonces ya no sé si somos libres nosotros, o son libres ellos. O sea ya enfocándose más en la palabra.

ENTREVISTADOR.– Y bueno, igual una pregunta como histórica. ¿Hay algún momento, o evento que te haya gustado que digas: “Por ese momento histórico, ¡Me gusta ser mexicano!”?

ERICK.– Para sí mismo) “Por ese momento histórico …”Sí (Para ENTREVISTADOR) Sí, sí cómo no. El levantamiento de guerra que se hizo.

ENTREVISTADOR.– (Con voz de duda) ¿El de la Independencia?¿La revolución?

ERICK.– Ajá. El día de la Independencia siento que no hace sentir más mexicanos. (Con una sonrisa en la boca) ¡No! Para que me entiendas, me siento bien esos días.

ENTREVISTADOR.– ¿Entonces tú me podrías decir que estás orgulloso de ser mexicano?

Retrato de un joven músico con su instrumento

Retrato de un joven músico con su instrumento

ERICK.– (Seguro) Sí, señor. ¡Cómo no! Orgulloso, orgullosamente mexicano.

ENTREVISTADOR.– Ok. ¿Por qué?

ERICK.– Porque me gusta estár en este México. Siento que aquí las personas somos más cálidas. Somos más transparentes pero luego nos dejamos llevar por otras personas. (Pausa y ahora con tono menos alegre) Por otras gentes, vaya.

ENTREVISTADOR.– Y ahora, ¿qué piensas de tú país, o qué esperas de él en un futuro?

ERICK.– Pues que ya no haya tanta violencia en primer lugar. Ése es en primer lugar, y en segundo, que la gente se ponga a pensar un poquito más en sí mimo; no en los demás sino en sí mismo –como mexicano–.

ENTREVISTADOR.– ¿O sea, tú piensas que el mexicano piensa más en el otro que en sí?

ERICK.– Ajá, en el de a lado. En el “qué tiene él que no tenga yo”.

ENTREVISTADOR.–¡Ah! Entonces no es algo como “en qué lo puedo ayudar”, sino es algo un poquito más egoísta.

ERICK.–No, no, no. Sí, es un poquito más. Como que la gente se ha visto un poquito más egoísta.

ENTREVISTADOR.– ¿Entonces tú esperarías que todos cambiaran esa actitud?

ERICK.– Sí, que se tranquilizaran un poquito más

ENTREVISTADOR.– Que van más como que “qué tengo yo que (Empieza a balbucear)

ERICK.– Como que “qué tengo yo, para poder ayudar”. Mejor dicho, ¿no?. Porque siempre vemos “ay, aquel que ya se compró un carro” pero nunca vemos “Cómo me lo puedo comprar yo” (Pausa y ríen) O sea, por qué no le hecho ganas y me lo compro.

ENTREVISTADOR.– Ahora si tú pudieras cambiar algo del país –o sea me dijiste que no cambiarías nada– pero si tú pudieras cambiar algo – a parte de la violencia que creo ya es general (ERICK afirma)– ¿qué cambiarías?

ERICK.– (Para sí) ¿Qué cambiaría? (Para ENTREVISTADOR) Cambiaría un poco la ley hacia –como te vuelvo a repetir– hacia la gente del extranjero.

ENTREVISTADOR.– ¿Y tú crees que sólo con la ley se pueda?

ERICK.– Yo creo que fomentando la comunicación hacia la misma gente. Que se sepa que entre nosotros mismo no debemos atacarnos, sino al contrario apoyarnos.

ENTREVISTADOR.– Y ahora, cuando te levantas por la mañana ¿Tú qué haces para cambiar al país?

ERICK.–No, no, no. Yo en primera, en la mañana me levanto y doy gracias a Dios y ya sobre una oración espero que sirva.

ENTREVISTADOR.– ¿Pero como una actitud? Decías que no te gustaba el mal humor de las personas.

ERICK.– No pues, pido por los demás. En primera pido por los demás porque para mí el pensar por los demás, avientas una buena vibra para los demás y si estás en una mala actitud, todo el santo día vas a estar con esa mala actitud. O sea, yo siento que si aviento mi oración hacia Dios y ellos la transmiten, siento que todo mi alrededor está bien. ¡Aunque esté mal! pero yo me siento bien, perfecto.

ENTREVISTADOR.– Ya hablamos del fututo del país ahora un poquito de tu futuro individual. (ERICK repite la última palabra) ¿Cómo lo ves ? ¿Qué esperas de él? Digo, como mexicano.

ERICK.– Bueno en primera, como mexicano espero acabar unos proyectos de esto mismo del cilindro para poder ayudar a los demás. Ése sería mi cambio hacia el país también.

ENTREVISTADOR.–Bueno ok. Te agradezco por tu tiempo. Muchas gracias.

ERICK.–Órale, pues.

ENTREVISTADOR BUSCA EN SUS BOLSAS

STAFF.– ¿ERICK, verdad?

ERICK.– Erick González Acosta, para servirle

ENTREVISTADOR.– (Sonriendo) Muchas gracias

ERICK.– No, Gracia a ti.

ENTREVISTADOR.– (Deja una cooperación en el sombrero) Aquí te dejo.

ERICK.– Te agradezco.

ENTREVISTADOR.– No, ¡A ti! Hasta luego

ENTREVISTADOR y STAFF se alejan de la escena hablando en un tono fuerte. ERICK comienza de nuevo sus actividades ordinarias. ENTREVISTADOR y STAFF continúan hablando y en el fondo, a lo lejos, mezclado ya con el sonido del instrumento musical se oye a ERICK gritar “Qué calor” dos veces.

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Ideas propias

El Juego: Canadian Slap

El idioma refleja mucho de la cosmovisión de las culturas y sociedades puesto que explica los alrededores y sentimientos de las personas. Muchas veces culturas diferentes comparten el idioma –con sus respectivas variaciones– y así es como se puede convivir con otros lentes del mundo –que al final no son tan diferentes–. Otra opción para detallar lo que ves es a culturas que no comparten tu mismo idioma, ahí las diferencias son más notorias sin embargo si uno habla el idioma del otro –o se cuenta con un idioma ajeno a ambos como un medio– es fácil comunicarte y expresar nuestros pensamientos.

Culturas difieren incluso dentro de un país mas yo viví algo que nadie puede negar que sea universal. El juego. Este es una actividad en donde las diferencias culturales se rompen –en especial si se trata de un juego infantil como el que yo participé. La historia de este juego es muy peculiar. Era un juego “privado” que jugábamos solamente tres personas.

Tuve la oportunidad una vez de ir a Canadá a un campamento. En mi segunda semana me junté con un amigo de habla hispana llamado Joaquín de Venezuela –entre obviamente varias personas más pero para esta historia carecen de sentido–, y con Nicholas –él canadiense–. Hubo una semana donde fuimos parte del mismo equipo y a pesar de la diferencia de edades, Joaquín y yo teníamos 13 o 14 años y Nicholas 16, tuvimos una relación muy divertida.

Un día estaba guardando mi chamarra en la mochila cuando volté al oír que Joaquín reía y Nicholas se acercaba poco a poco a él con una sonrisa malevola. Joaquín retrocedia manteniendo su distancia, luego se dieron la espalda. A los pocos minutos hablaba de algo con Nicholas –no recuerdo sobre qué– y Joaquín desde atrás lo cacheteó. Yo empecé a reír al igual que Joaquín y Nicholas simplemente se contuvo y sonreía. Intrigado el pregunte que qué había sido y me contesto que un juego en el que se cacheteaban, pero debía de ser sorpresa, no como una pelea.

– Haha, so can everyone play, Nich?
–No, it’s just a thing between the venezuelan and me.
–Ah, ok
–¡But you can play if you want!

*Slap on my face* *Laughs, laughs everywhere*

Todavía mantengo relación con ellos por Facebook

Así me involucraron. Una cachetada sorpresa. Poco a poco fuimos mejorando todos. En un principio las cachetadas eran dadas simplonamente: cuando unO buscaba algo y se olvidaba de lo demás ¡Slap! Cuando se terminaba de hacer algo ¡Slap! Cuando nos acercábamos y uno no sospechaba de nada ¡Slap! El juego fue subiendo su dificultad conforme pasaba el tiempo. Nos escondíamos detrás de personas que hablaban a los otros y cuando llegaban ¡Slap!

Eventualmente tuvimos que llegar a poner reglas.

  1. Tenemos tres cachetadas por cada hora
  2. En las noches no se puede cachetear a nadie
  3. En la comida nadie cachetea

Hubo más pero no las recuerdo. Cabe mencionar que la regla número uno se modificó varias veces. Cada vez era más el tiempo por cachetada dada.

Cuando llegó el día de irnos (yo fui el primero) fue un momento algo triste. Convivimos en un ambiente literalmente sin preocupaciones en donde normalmente una cachetada sin aviso, un juego constante de esa índole hubiera terminado en un pleito o algo parecido, pero no. Un juego estúpido –por mucho que me guste y que tenga muchísimas ganas de jugarlo debo admitir que lo es– fue aquel que nos unió y forjó en mayor medida la relación que tuvimos. Jugamos cartas, nos hacíamos bromas, contábamos chistes, cantábamos, un sinfín de cosas si se resume.

Culturas diferentes, edades diferentes, idiomas diferentes y lo que nos logró hacer amigos, más que otra cosa fueron unas cachetadas, un juego muy infantil que todos reconocíamos tan familiar.

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades

Crónica de una marcha (no) anunciada (en medios masivos).

Uno de los muchos flayers

La convocatoria llegó a “mis manos” el día miércoles a través de Twitter. Se trataba de un Hashtag denominado #LaMadreDeTodasLasMarchas. Me enteré que era una marcha ante las imposición de Peña Nieto como presidente y que sería un evento de varias ciudades tanto nacionales como extrangeras. Todas iniciarían en la plaza de armas excepto en la capital, la de ésta ciudad iniciaría en el Ángel de la Independencia, y todas estarían concluyendo en el Zócalo. La cita era a las 15:00.

Lo mejor parte de la convocatoria fue la petición de traer consigo flores para dárselas a policías cumpliendo su deber o para utilizarlas como única defensa ante algún ejercicio de violencia de parte de estos.

Llegué veinte minutos tarde a la cita sin embargo la cuenta @Pájaropolitico (del sitio de noticias animalpolitico.com) anunciaba que apenas la vanguardia iba en la glorieta La Palmera y que la retaguardia aún no se formaba, es decir, que todavía no salía del todo la marcha. Esto fue una bueña señal puesto que 1) ya había difusión sobre la marcha en las redes sociales y 2) la marcha era enorme.

Para este punto yo ya era parte de la retaguardia y fue en la Glorieta de Insurgentes donde comencé. La gente a pesar de ir en masa respetaba los semáforos y el ambiente era muy tranquilo. Finalmente me incorporé en la avenida Reforma al movimiento. Fue a la Facultad de Ingeniería en donde me establecí. Noté que ellos cargaban los mensajes:

Tell everyone around the world that democracy in Mexico is a fraud.

Dis à tous partout le monde que la démocratie au Mexique est une fraude.

Erzähl allen auf der ganzen Welt, dass der Demokratie in Mexiko ein Betrug ist.

Poco a poco el movimiento entró en calor, la gente

Sigue leyendo

3 comentarios

Archivado bajo Actividades