Archivo mensual: marzo 2012

“Read, what is written on the silent mouth”

¿Quien hace los libros de la SEP? ¿Por qué son así? Si es sabido que la historia oficial no es objetiva y que está modificada, por qué no hay difusión mediatica de forma masiva que la diga. Porque no conviene que la gente piense: tener información no significa ser un ilustrado.

Si tengo un libro que piensa por mí, un director espiritual que suple mi conciencia moral, un médico que me prescriba la dieta, etc., entonces no tengo necesidad de esforzarme. Si puedo pagar, no tengo necesidad de pensar; otros se encargaran por mí de esa necesidad tan fastidiosa.

Immanuel Kant

Sé que no todos tienen el tiempo para detenerse a pensar ese tipo de cosas: el contexto socioeconómico del país no lo permite ya que hay una gran cantidad de jóvenes que tienen que dejar de estudiar para ayudar en su hogar, o viven muy lejos y no les es posible ir a escuelas, y si no pueden tomar la educación ofrecida mucho menos pueden pensar en la credibilidad de los temas vistos no de lo que dice Televisa o el radio controlado por el gobierno ni leer en bibliotecas públicas inexistentes en su comunidad. Pero también hay personas que sí pueden realizar estas actividades.

El movimiento estudiantil del 68 es sin duda un tema que se evita al menos en la educación institucional y en la época en la que tomó lugar ni se diga. El gobierno no declaró ni aclaró nada y el único funcionario que se solidarizo con las Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión

A quien corresponda

 Cualquiera lugar

La fecha que sea

A quien corresponda, en cualquier lugar.

No esperaba eso. No pensé que llegaría a generar eso y me maldigo a mí misma de no haber actuado, de no tener la capacidad de hacerlo, sin embargo ahora sufro de las consecuencias de eso y me debo resignar e intentar sobrevivir. No más problemas y por lo tanto no más soluciones. Lo único que resta son algunos eventos que si no evito que sucedan, se resolverán mecánicamente para que finalmente me corran de aquí y los deje destruir todo lo que habíamos logrado.

Los mares se habían serenado y lo disfrutaba como nunca antes lo había pensado, si tan solo hubiera adivinado que eso era el prefacio de mi tragedia. Esas masas a las que intenté ayudar, o ayudé, al fin han entendido lo poco útil que llego a ser para sus nuevos intereses y por eso intentan alejarme, sólo les causo problemas, o al menos eso piensan puesto que no lo pueden decir en voz alta, no se atreven. Si supieran que sin mí sus dogmas no son más que desenfrenadas estupideces y obtienen un sentido nihilista no me marginarían. Pero, ahora que lo pienso no son las masas sino sus cabezas que los engañan y los ponen en mi contra. Y ahora recuerdo que sí intenté advertirles, pero no fui escuchada.

Y por tal, sus libros, canciones y conjeturas;  sinfonías, cuadros y novelas; esculturas, teoremas y, por supuesto, poemas desaparecerán, me los llevaré y así estarán más seguros pues cuando ya se hable una lengua y todos Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Ideas propias